3er Trimestre 2006

Fecha de publicación: 30/09/2006

El tercer trimestre de 2006 finalizó con 86.685 cotizantes a la seguridad social en el área metropolitana de León y con 173.858 en toda la provincia. Ello supone un incremento del total de personas cotizantes -1.485 más en el área urbana de León y 3.288 en la provincia durante este trimestre- y, lo que es más importante, también ha aumentado el nivel de creación de empleo en términos interanuales -5.100 más que hace un año en la ciudad de León y 6.657 en la provincia-.

Por regímenes de cotización en la ciudad de León, los trabajadores del régimen general (71.173) representan un 82’1%, frente un 15’6% de autónomos y un 1’5% de personas inscritas en el régimen del hogar. El 0’8% restante corresponde a los regímenes agrario y del carbón. En el caso de la provincia, si bien el régimen general es también el más importante, su peso es menor (un 71’3% del total del empleo de la provincia) en favor de los demás regímenes, especialmente autónomos con un 19’7%, agrícola (5’9%) y del carbón (1’6%). Esta diferencia en la composición de los regímenes de cotización explica por qué siguen siendo mayores las tasas de crecimiento del empleo en la capital que en la provincia. Éstas últimas siguen lastradas por la pérdida de empleo de los sectores agrario y minero -con una reducción de 950 en estos 12 meses-.

Por regímenes de cotización, este incremento de 5.100 empleos en el área metropolitana se reparte entre el régimen general (3.451 nuevos empleos) y el de autónomos (1.470) en los últimos 12 meses.

Analizando los datos de desempleo en el área metropolitana de León, figuran 9.757 personas registradas como desempleadas, de las que un 33’77% son hombres y el 64% mujeres. En esta ocasión, la comparación con los periodos anteriores nos trae una fuerte disminución de los desempleados registrados en el sistema (con una reducción de 3.860 desde junio de 2006 o de 4.011 desde septiembre de 2005). Este fuerte descenso se explica en parte por la temporalidad, puesto que en verano siempre es un periodo donde las cifras de desempleo evolucionan de forma muy positiva. Otra posibilidad es que se estén ajustando los cambios estadísticos que se produjeron en la forma de medir el desempleo a partir del segundo trimestre de 2005.

Por último, destacar que la parte negativa de esta reducción del desempleo ha favorecido en términos relativos más a los hombres que a las mujeres, lo que ha llevado a un incremento de más de un 2% la brecha entre el desempleo femenino y el masculino.
Descarga de Informes